Inicio » Edición Julio 2014 » Mi Oji Yasuhiro Taira: eternamente gracias!!!
Hermosos recuerdos: Sergio con su Oji festejando sus 90 años.

Mi Oji Yasuhiro Taira: eternamente gracias!!!

Un martes 10 de junio te fuiste al cielo en paz y tranquilidad para encontrarte con Oba y con mami. La tristeza es inmensa. Te quiero encontrar todo el tiempo, se me vienen los recuerdos más lindos y es allí cuando siento tu gran ausencia. La fuerza que siempre me transmitías, tu ejemplo de vida. Tu gran generosidad para ayudar a todo el mundo sin esperar nada. Lo que me ayudaste y lo que me enseñaste no lo podré olvidar jamás. Me enseñaste a ser una persona de bien, me enseñaste a cumplir objetivos en la vida. Te acordás cuando me casé y me dijiste: “Ya sos un hombre” y cuando vino Ken al mundo: “Formaste tu familia y me siento orgulloso de vos”, son palabras que me van a quedar para toda la vida.

5-Mi Oji

Siempre tengo el gran recuerdo que me decías: “En la vida los momentos de felicidad son pocos y hay que disfrutarlos como nunca, tengo miedo que pase algo porque soy demasiado feliz”. Al poco tiempo falleció mi mamá Yasuko, su única hija, se me vino el mundo abajo, pero gracias a vos Oji y a Obá la tristeza se hizo más llevadera.
Aprendí de tu ejemplo de esfuerzo continuo, tu dedicación y tu gran honestidad para encarar la vida. Me acompañaste en toda mi vida, me compraste mi primera bicicleta, me llevaste a la tele al programa de Carlitos Balá, los paseos al Zoo, me enseñaste a manejar y nunca me voy a olvidar la angustia tuya como la de Obá en el momento del sorteo del servicio militar, y del alivio que sintieron cuando me tocó número bajo y me salvé de la colimba. Te hiciste fanático de River por mí aunque me decías que eras de Vélez por el barrio. Recuerdo en el mundial de fútbol de Francia 1998 cuando Argentina le gana a Japón 1 a 0 con gol de Batistuta, me dijiste: “Ganamos 1 a 0”, sentiste un gran orgullo de haber venido al país y te emocionabas con el himno, cómo lo cantabas cada vez que lo escuchabas, te sabías el himno entero, amabas a tu Argentina. Estuviste en el momento más importante de mi vida cuando me casé en la Iglesia Don Bosco de la ciudad de Córdoba y entraste de la mano de mi señora. Cuántos hermosos recuerdos…
Desde chico me repetías que ibas a vivir 120 años y en este último periodo una noche me afirmaste: “Ya no voy a vivir los 120 años que te prometí, estoy cansado, pero contento porque siempre se preocupan por mí, por un resfrío, por algún dolorcito, están pendientes todo el tiempo de mí, hasta me molestan (risas). Oji ya vivió feliz y no estén tan preocupados, si me voy, me voy contento. No me quiero morir enfermo para no sufrir y para que no sufran ustedes.Y así fue, te quedaste dormido como todos los días esperándome que volviera del Jardín Japonés para encontrarnos, conversar y cenar juntos. Ese maldito martes 10 de junio, ingresé como todos los días a despertarte de tu segunda siesta para estar con vos y no te pudiste levantar más, te quedaste dormido para siempre y el dolor es terrible. Te fuiste como te querías ir.

Hermosos recuerdos: Sergio con su Oji festejando sus 90 años.
Hermosos recuerdos: Sergio con su Oji festejando sus 90 años.

Mientras que voy escribiendo se me desbordan los recuerdos y las lágrimas querido Ojichan. Sentimos una gran orgullo de haberte acompañado estos 9 hermosos años a tu lado. Apenas falleció Oba, tu compañera de toda la vida, no había consuelo para ese gran dolor y con el tiempo te fuiste haciendo fuerte y compartimos alegrías, tristezas y siempre con tus ganas de vivir. Ken fue tu motivación de vida, siempre estabas pendiente de él. Era tu debilidad, le deseabas de todo corazón que fuera feliz en la vida.
Para mí la mayor satisfacción es que siempre y todos los días me repetías: “Vos no me cuidas, me cuidan Faby y Ken”. Mi familia sentía por Oji un inmenso amor y respeto por su fortaleza, por su generosidad y por su hombría de bien.
Querido Oji Yasuhiro Taira, tengo el gran orgullo en decir que soy tu nieto, te debo toda mi vida, te amo con el alma, te lo dije siempre y te agradecí todo lo que hiciste por mí. Te voy a recordar por el resto de mi vida y ya nos vamos a volver a ver.
Mil millones de gracias por todo OJI!

Acerca de Sergio Miyagi


Comentarios

[vivafbcomment]

Deja un comentario